Mal Comienzo Pero Buen Final

15Mar

¿Has escuchado aquella frase que dice: “lo que mal empieza, mal acaba”? Veremos que en Dios no siempre es así. El Evangelista Marcos es un ejemplo de que lo que mal empieza acaba bien. Si alguien te ha dicho que no sirves para nada, Dios dice que en su ministerio sirves para mucho.